El delantero portugués dejó a un lado el calentón de ayer y le demostró al madridismo que su intención es seguir tanto con palabras como con gestos.

Era el más esperado y no decepcionó. Cristiano estuvo durante todo el día muy activo, con gestos que evidenciaban su arrepentimiento sobre todo lo que había dicho la noche anterior y los mensajes que abrían la puerta a su marcha.

En el Santiago Bernabéu escenificó su intención de quedarse tras saltar al campo y besarse el escudo. Sus palabras de agradecimiento encendieron al Bernabéu y sus compañeros le reclamaron a viva voz que se quedara.

Además, el portugués vaciló de las cinco Champions que ya atesora y mostró su manita al Bernabéu y a las cámaras. Tras la conquista de Kiev está a una de Gento, el futbolista que más tiene de la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here