Gareth Bale le pegó desde la casa, la pelota iba a las manos del arquero, pero el balón se le terminó metiendo al portero. Increíble.

Bueno, no lo podemos creer. Después del insólito error en el gol de Benzema, el arquero de Liverpool decidió agrandar su leyenda.

Gareth Bale le pegó desde la casa, el balón le iba a las manos de Loris Karius, pero el guardameta puso la mano flojita y la pelota besó la red.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here