Después de un tiro libre impulsado por Antoine Griezmann el croata Mario Mandžukić peinó la pelota en contra de su propio arco y le dio la ventaja a Francia a los 18 minutos del encuentro.

Este fue sin duda el Mundial de la pelota parada. Esta vez fue Francia la beneficiada después de un tiro libre.
El mismo lo pateó Antoine Griezmann y con la ayuda de Mario Mandžukić consiguió el primer gol para su equipo.

El delantero croata peinó la pelota en contra de su propio arco y nada pudo hacer el arquero para evitarlo.

Croacia había dominado la mayoría del partido y se encontró con este balde de agua fría que deberá remontar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here